El plástico mágico es un plástico en el que podemos pintar, dibujar, imprimir o estampar con sellos y aplicando calor reduce su tamaño hasta 7 veces y aumenta su grosor. 

Podemos reducir su tamaño con un horno casero, a 170ºC durante unos minutos o con un pistola de calor. 

Con el plástico mágico podemos pintar, imprimer y estampar con sellos y tampones. Una vez que tenemos nuestro diseño hecho, se recorta la pieza y se puede perforar si queremos un agujero para poder colgar. Para reducir su tamaño hay que aplicar calor, y para ello usaremos un horno casero a 170ºC durante poco tiempo (veremos que se retuerce y vuelve a su forma original, pero reducido de tamaño y aumentado de grosor), o bien con una pistola de calor, tal y como puedes ver en el vídeo que puedes ver a continuación. 

Hay varios tipos de plástico mágico, puedes ver todos los modelos que tenemos disponibles pinchando aquí.

El plástico mágico FROSTED de la casa SHRINKLES es ideal para trabajos de impresión y tampones de tinta, tiene un acabado traslúcido. 

De la misma manera, el plástico mágico WHITE de la casa SHRINKLES es ideal para trabajos de pintar, impresión y tampones de tinta. Su acabado es un blanco impecable. 

El plástico mágico NEGRO de la casa SHRINKLES es perfecto para trabajos en los que queremos formas y siluetas de color negro, y podemos decorar con rotuladores permanentes dorados, plateados o de colores. 

El plástico mágico CRYSTAL CLEAR de la casa SHRINKLES es ideal para trabajos en los que quieres una transparencia total, sobre él puedes pintar con rotuladores permanentes (no imprimir y no tampones de tinta, ya que no tiene superficie rugosa).

CUELGA LLAVES CON PLÁSTICO MÁGICO

Si quieres puedes ver otro vídeo de plástico mágico, en este caso plástico mágico FROSTED, a continuación: